sábado, 18 de febrero de 2012

El bracamarte


Según el DRAE "bracamarte" es "Espada usada antiguamente, de un solo filo y de lomo algo encorvado cerca de la punta". Bracamarte viene del francés braquemart y éste del holandés breecmes, palabra tomada del alemán messer (cuchillo). Al igual que el cuytelo (o coltell) medieval, se trataba de un largo cuchillo ancho con gran capacidad cortante. Solía emplearse para atacar a los caballos en combate cerrado. Si el jinete tenía la desgracia de caer al suelo, el atacante podía atacarle de arriba abajo con su bracamarte o cuytelo (golpe fendiente) aprovechando la solidez del suelo como si se tratase de una cuchilla de carnicero. En realidad el bracamarte o messer era el cuytelo alemán.



En el catálogo del museo de armas de Madrid se dice lo siguiente sobre el bracamarte:



Del francés “braquemart”. Espada corta y pesada de los siglos XV y XVI. Las había de doble filo y lomo hasta la punta, y las había de un solo corte y corvas por el último tercio. Éstas, como los cuchillos llamados “bracamarte de arzón”, las usaban generalmente las gentes de armas.



El bracarmarte de arzón era el que se transportaba en la silla de montar. La longitud total del bracamarte de arzón en los museos españoles se halla entre los 67-75 cm., mientras que el messer alemán medía alrededor de 75 cm. y pesaba 1 kg.  Muchos lansquenetes se aficionaron a este arma. Los ejemplares que se se empleaban para la guerra eran más anchos que los de los duelos. Abajo bracamartes o cuytelos de infantería típicos del s.XIII.








El messer fue popular en los tratados de esgrima de los ss.XV-XVI. Debido a su doble filo en la punta a menudo se considera que es un tipo de alfanje o falchion, sin embargo la hoja del messer es normalmente recta, mientras que alfanje es propiamente hoja falcada o torcida.




Estuvo en uso desde el siglo XIV al XVIII, si bien el cuytelo ya era usado en España desde finales del XII. En Francia se llamó “braquemard” o “jacquemard”. Según un documento francés, en 1536, se llevaban suspendidos del cinturón por tres cadenas o correas, no pudiendo por consiguiente, tener las dimensiones exageradas del espadón. En España fue conocido también con el nombre de "terciado" (especie de machete o espada corta y ancha que le falta la tercera parte de la marca).




2 comentarios:

German Dario dijo...

Seria super interesante que hicieran una entrada sobre el Alfanje, su posible origen y demas, admiro este arma, cuando juge juegos de rol me gustaba porque decian que por su curvatura -al igual que la cimitarra- permitia una facilidad de hacer golpes criticos mas facil, en contraposicion de la magnitud de un critico que hacia un arma contundente o hacha. Hay mucha tendencia a creer que el bracamarte es el mismo alfanje, por el hecho de que el Messer aleman es terciado como el Alfanje, pero no tiene sus bellas curvas exoticas, jamas! jaja

El Tormenta dijo...

Ya hay una entrada sobre alfanjes en el blog: Cimitarras, alfanjes y sables. Las puse todas juntas para que la gente diferenciara unas de otras.

Sí, lo malo es que en muchas páginas web de "prestigio" (incluyendo wikipedia) alfanje y bracamarte son sinónimos. Estas desinformaciones sacadas de oídas aumentan la confusión entre los lectores más si cabe. Siempre es mejor no hablar de lo que no se sabe (lo mejor es aprender inicialmente), y desconfiar de lo primero que se encuentra uno por ahí. Por desgracia muchos no aprenden la lección.